Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal





 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTASAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
DOCUMENTOS
FOTOGRAFÍAS
MAPA SITIO

 


EVALUACIÓN DE LAS
VICARÍAS TERRITORIALES


La mayoría de las parroquias de nuestra Vicaría tienen una pastoral de conservación, pero abiertas y conscientes de la necesidad de transformarse, están en el proceso de cambio al salir al encuentro de las familias, principalmente de los alejados.

La VIII Vicaría no es ajena a los ambientes de su territorio, y dentro de sus prioridades está la de manifestar esa cercanía que nuestro Señor Jesucristo nos enseñó, al no excluir a nadie. Los medios son diversos, el acercamiento, el testimonio, la solidaridad, la escucha, son sólo algunos de ellos, sin embargo nos falta todavía mucho por hacer para lograr una verdadera comunión, equidad y justicia.

Al respecto, en nuestra Vicaria se destacan la solidaridad, la caridad, la enseñanza, la fraternidad y la escucha.

En cada decanato se han privilegiado las ventajas que ofrecen los Consejos Parroquiales y Decanales, así como las Asambleas en ambos ámbitos. Otro medio han sido las reuniones de las comunidades de base o juntas sectoriales con la presencia de miembros del Consejo Parroquial.

El acercamiento con los alejados es muy incipiente, y sólo se atiende cuando es necesario, principalmente debido a la falta de personas preparadas para ello. Para dialogar con los alejados y no creyentes es necesaria una formación sólida.

En la Vicaria no se ha logrado homologar la atención a los destinatarios prioritarios. En cada decanato se atienden las necesidades de acuerdo a la capacidad e inventario de recursos para ello. Sin embargo podemos decir que existe un mayor esmero hacia las familias, y trabajamos en implementar una pastoral acorde a las necesidades de las familias de hoy. Se atiende a los pobres y trabajamos con entusiasmo en la conformación de una Pastoral Socio-Caritativa Vicarial que logre animar y atender a todos los decanatos. La pastoral juvenil sigue siendo nuestro gran desafío.

Los organismos que han tenido más logros son: La Misión Permanente, la Pastoral Familiar, la Pastoral Socio-Caritativa y la Pastoral Juvenil a pesar de su complejidad. En cuanto a métodos, tenemos el SINE, las CEB 's etc.

Para responder a los desafíos anteriores, se han planteado las siguientes acciones: Programa a corto, mediano y largo plazo. Formar equipos de evangelizadores para tareas específicas; continuidad en los procesos; conversión, testimonio, comunión y comunicación.

Para ir desarrollando un ambiente eclesial más corresponsable y participativo, en la VIII Vicaría, proponemos lo siguiente:

La corresponsabilidad y participación sólo es posible cuando todos los bautizados asuman el papel que tienen en la Iglesia. Para ello, es importante que toda la estructura eclesial esté dispuesta a acompañar, dejarse acompañar y responder a la invitación que el Señor nos hace a trabajar para consolidar el Reino de Dios.

La conversión pastoral, con miras hacia la Pastoral Misionera, es el camino correcto para consolidar las estructuras y con ello lograr que los agentes alcancen su maduración y den respuesta a las opciones sinodales prioritarias.

Deben promoverse los aspectos que respondan de manera responsable a la vocación a la cual hemos sido llamados ministros ordenados, vida consagrada, laicos), la mies es mucha y los trabajadores pocos, los laicos deben comprometerse decididamente y hacer la parte que les corresponde conforme al bautismo recibido. A los ministros ordenados les toca abrir los espacios, formar y acompañar para que la Misión cuente con los agentes necesarios para atender esa Nueva Evangelización que necesita nuestra Iglesia.

También es importante que se fortalezcan algunos aspectos de la formación de agentes: El Encuentro con Cristo y su seguimiento, La conversión, La Misión, y la Comunión Eclesial.

En la VIII Vicaría las Parroquias privilegian los siguientes medios: El Anuncio explícito y la catequesis, los Sacramentos, la Formación de los agentes y la piedad popular.

La Vicaría entiende el proceso evangelizador como el acompañamiento a los bautizados para llegar a un encuentro personal con Cristo y hacerlo vida.

Las acciones que se han implementado en la VIII Vicaría relacionados con los medios de evangelización han sido:

  • La consolidación de la Misión en nuestro territorio es prioritaria, se tiene un avance considerable, pero se requiere reanimar a los actores.
  • La atención a los no bautizados, la continuidad en el proceso catecumenal de los bautizados tienen logros diferenciales en las distintas parroquias, por lo que la importancia de asumir el compromiso es tarea que no podemos descuidar.

En nuestra zona de Pastoral, se promueven la Asamblea Vicarial, los Consejos Decanales, Parroquiales y el trabajo interparroquial. Se manifiesta la búsqueda de un mayor acercamiento y comunión en las actividades que se realizan.

El vínculo Vicaría - Decanato - Parroquia no es del todo lo deseable, por ello es necesario revisar y reforzar nuestros enlaces de comunicación.

Tanto los Planes Decanales como los Parroquiales se diseñan de acuerdo con las prioridades Arquidiocesanas, ajustándolas a las necesidades de nuestra Vicaría.

Nuestro compromiso en este proceso postsinodal ha dejado frutos que son notables tanto en el caminar de la Misión como en la toma de conciencia de los mismos agentes como discípulos misioneros, a pesar de que el avance se percibe lento.


Ir a página anterior  

Ir a página siguiente