Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal





 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTASAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
DOCUMENTOS
FOTOGRAFÍAS
MAPA SITIO

 


ORACIÓN FINAL
Jueves


Animador: Cantemos todos

Danos un corazón grande para amar.
Danos un corazón fuerte para luchar.

Hombres nuevos, creadores de la historia
constructores de nueva humanidad.
Hombres nuevos que viven la existencia
como riesgo de un largo caminar.

Hombres nuevos, luchando en esperanza
caminantes, sedientos de verdad.
Hombres nuevos, sin frenos ni cadenas,
hombres libres que exigen libertad.

Paciencia de Dios para con sus misioneros (Cf. Jonás 1, 1-2; 2, 8-10; 3, 1-5; 4, 11)

Lector: La palabra del Señor se dirigió a Jonás, hijo de Amitai, en estos términos: “Parte ahora mismo para Nínive, la gran ciudad, y clama contra ell a, porque su maldad ha llegado hasta mí”. Pero Jonás partió para huir a Tarsis, lejos de la presencia del Señor.

Animador: A veces hace falta que los acontecimientos se precipiten, para que los misioneros y las comunidades se vuelvan hacia la acción misionera. Sólo hasta que estoy en la tempestad o en el vientre de la ballena, es que puedo reconocer que no he hecho todo lo que podía para anunciar el evangelio. Invoquemos la ayuda del Señor:

Todos proclaman la oración de Jonás

Cuando mi alma desfallecía, me acordé del Señor,
y mi oración llegó hasta ti, hasta tu santo Templo.
Los que veneran ídolos vanos abandonan su fidelidad,
pero yo, en acción de gracias,
te ofreceré sacrificios y cumpliré mis votos:
¡La salvación viene del Señor!"

Oración conclusiva

Todos: Aquí nos tienes, Señor, reunidos como Iglesia diocesana una vez más.

Sabemos que Tú estás en medio de nosotros y eso nos llena de alegría y confianza.

Al final de esta jornada de trabajo, con humildad te pedimos: Háblanos desde tu silencio; instrúyenos en el discernimiento de tu voluntad.

Aumenta la fe de nuestros corazones, para que podamos preciar y valorar el trabajo que realiza cada uno de los convocados por ti.

Contágianos de la confianza que tienes en cada uno de nosotros.

Enséñanos a tenernos paciencia, tanto a nosotros mismos como a los demás.

Que tu Santo Espíritu inspire y confirme las decisiones que en tu nombre tomamos en esta Asamblea diocesana.

Que nuestras reflexiones y meditaciones aprovechen en el caminar misionero de tu Iglesia. Amén.

Animador: ¡Bendigamos al Señor!

Todos: ¡Demos gracias a Dios!