Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal





 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTASAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
DOCUMENTOS
FOTOGRAFÍAS
MAPA SITIO

 


ORACIÓN FINAL
Viernes


HIMNO

Se recita a dos coros

C 1 Cuando la luz del sol es ya poniente,
gracias, Señor, es nuestra melodía;
recibe, como ofrenda, amablemente,
nuestro dolor, trabajo y alegría.

C 2 Si poco fue el amor en nuestro empeño
de darle vida al día que fenece,
convierta en realidad lo que fue un sueño
tu gran amor que todo lo engrandece.

C 1 Tu cruz, Señor, redime nuestra suerte
de pecadora en justa, e ilumina,
la senda de la vida y de la muerte
del hombre que en la fe lucha y camina.

C 2 Jesús, Hijo del Padre, cuando avanza
la noche oscura sobre nuestro día,
concédenos la paz y la esperanza
de esperar cada noche tu gran día. Amén

Animador

Después de compartir a lo largo de este día diferentes experiencias de evangelización y misión con ambientes, tomemos un respiro para agradecer a Jesús todo lo que por su gracia hemos podido realizar.

Se guarda un momento de silencio

Cántico de la Santísima Virgen María

Se recita pausadamente a dos coros

C 1 Mi alma alaba al Señor,
y mi espíritu se alegra en su presencia.
C 2 Porque él, que es grande,
maravillas ha hecho en mí,
es santo su nombre.

C 1 Mi alma alaba al Señor,
mi alma alaba al Señor,
y mi espíritu se alegra en su presencia.

C 2 Porque él, que es grande,
maravillas ha hecho en mí,

Todos: es santo su nombre,
es santo su nombre,
es santo su nombre.

Oración conclusiva (Animador)

Señor Jesús, estamos aquí en tu presencia, agradecidos por que nos llamaste a trabajar en tu viña. Queremos poner en tus manos este trabajo de consulta que realizaremos en nuestras comunidades. Te pedimos que tu Santo Espíritu dirija cada uno de nuestros pasos, para que estos planes den frutos abundante de conversión para la misión. Pedimos también la intercesión de nuestra madre santísima, María de Guadalupe, para que nos acompañe y nos enseñe a escuchar tu voz en nuestros hermanos. Bendice Señor nuestro, nuestro caminar y disipa nuestros temores, para que con ánimo alegre, continuemos trabajando para llevar tu evangelio a todos los rincones de nuestra ciudad.

Todos: Amén.