Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal





 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTASAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
DOCUMENTOS
FOTOGRAFÍAS
MAPA SITIO

 


ORACIÓN INICIAL
Sábado


CELEBRACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS

Canto (de pie)

Juntos como hermanos,
miembros de una Iglesia,
vamos caminando
al encuentro del Señor.

Un largo caminar
por el desierto bajo el sol,
no podemos avanzar
sin la ayuda del Señor.

Unidos al rezar
unidos en una canción,
viviremos nuestra fe,
con la ayuda del Señor.

La Iglesia en marcha está,
a un mundo nuevo vamos ya,
donde reinará el amor,
donde reinará la paz.

Saludo

P. En el nombre del Padre y del Hijo
y del Espíritu Santo.

R. Amén.

P. El Dios de la esperanza, que por la acción del Espíritu Santo nos colma con su alegría y con su paz, esté siempre con todos ustedes.

R. Y con tu Espíritu.

Oración Colecta

P. Oremos. Padre, tú que para que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, convocas por Cristo a tu Iglesia y le confías la tarea de la evangelización; envíanos tu Espíritu para que, en nuestra Asamblea Diocesana, encontremos la respuesta adecuada a las necesidades de tu Pueblo, y concédenos la gracia de caminar juntos en el cumplimiento de tu voluntad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Lectura de la Palabra de Dios (sentados)
Quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma.

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (2, 1-6a.11b)

El día de Pentecostés, todos los discípulos estaban reunidos en un mismo lugar. De repente se oyó un gran ruido que venía del cielo, como cuando sopla un viento fuerte, que resonó por toda la casa donde se encontraban. Entonces aparecieron lenguas de fuego, que se distribuyeron y se posaron sobre ellos; se llenaron todos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en otros idiomas, según el Espíritu los inducía a expresarse. En esos días había en Jerusalén judíos devotos, venidos de todas partes del mundo. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada quien los oía hablar de las maravillas de Dios en su propia lengua. Palabra de Dios.

R. Te alabamos, Señor

Canto de reflexión

El Espíritu del Señor,
llenó la faz de la tierra,
aleluya, aleluya, aleluya.
Enviaste, Señor, tu Espíritu,
y todo ha sido creado
- y se ha renovado la faz de la tierra. (2)

Él viene a dar testimonio
de lo que dijo Jesús,
- y a confirmar, toda su doctrina. (2).

Homilía – reflexión

Oración universal (de pie)

P. Oremos al Señor, que, con su Espíritu, santifica a la Iglesia y pidámosle que escucha las oraciones de quienes nos hemos reunido en su nombre, diciendo:

R. Te rogamos, óyenos.

  1. Para que el Espíritu Santo fortalezca a su Iglesia, para que difunda la verdad y, anunciando la Buena Nueva ayude a suscitar la fe en los corazones de los hombres. Oremos. R.

  2. Para que el Espíritu Santo infunda en todos los que participamos en la misión una conciencia cada vez mayor de nuestro ser luz del mundo y sal de la tierra para la salvación de todos. Oremos. R.

  3. Para que quienes hemos sido constituidos agentes misioneros en nuestras comunidades, conscientes de la vida nueva recibida en el Bautismo, formemos una sola familia que dé testimonio de la humanidad nueva a imagen de Cristo. Oremos. R.

  4. Para que los esfuerzos de nuestras asambleas parroquiales, decanales, vicariales y diocesana encuentren un terreno fértil que aumente nuestro ardor y celo apostólicos para ser anunciadores del Reino con la fuerza de nuestras palabras y con el ejemplo de nuestra vida. Oremos. R.

  5. Para que el Señor Jesús, misionero del Padre para la salvación de los hombres, esté presente en las acciones que broten de nuestros trabajos para que a través de ellas se vaya instaurando el Reino de Dios en nuestras comunidades. Oremos. R.

P. Fieles a nuestra vocación de orar y trabajar para que el Evangelio llegue a todos los hombres, como hijos pidamos a nuestro Padre que su Reino llegue a nosotros diciendo: Padre nuestro...

Bendición

P. El Señor esté con ustedes

R. Y con tu Espíritu

P. Dios, que en Cristo nos ha manifestado su verdad y su amor, les haga mensajeros del Evangelio y testigos de su amor en el mundo.

R. Amén.

P. Jesús, el Señor, que prometió a su Iglesia que estaría con ella hasta el fin del mundo, dirija sus pasos y confirme sus palabras.

R. Amén.

P. El Espíritu del Señor esté sobre ustedes, para que puedan anunciar el Evangelio a los pobres y sanar los corazones desgarrados.

R. Amén.

P. Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo + y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes.

R. Amén.

Despedida

P. A glorificar al Señor con su vida, pueden ir en paz.

R. Demos gracias a Dios.

Canto final

Mientras recorres la vida
tú nunca solo estás,
contigo por el camino
Santa María, va.

Ven con nosotros
al caminar,
santa María, ven.(2)

Aunque te digan algunos
que nada puede cambiar,
lucha por un mundo nuevo,
lucha por la verdad.

Si por el mundo los hombres
sin conocerse van,
no niegues nunca tu mano
al que contigo está.

Aunque parezcan a tus pasos
inútil caminar,
tú vas haciendo camino,
otros lo seguirán.