Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal





 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTASAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
DOCUMENTOS
FOTOGRAFÍAS
MAPA SITIO

 


PLENARIO ALEATORIO


VICARÍA IV

A la primera pregunta, las fallas en la comunicación:

  • Falta de información, mucha de ella se queda en el escritorio de las secretarias y de los padres.
  • Existe un desinterés de los responsables, no van a juntas, no se presentan y no fluye la información.
  • Falta usar más los medios, no tanto el internet, sin olvidar el personal.
  • Hay un individualismo, recibimos la información y somos como hoyos negros, ahí se pierde.
  • Falta aprovechar el internet, no tenemos bien definidos los canales de comunicación y bien capacitados, sí hay, pero no hay.
  • Están mal los directorios, cuando los hay.
  • Falta interés por una pastoral de conjunto.

En cuanto a los medios que se proponen:

  • Sectorizar.
  • Aprovechar las páginas de web, que se actualicen continuamente.
  • Una conversión a anunciar.
  • También los avisos y los eventos.
  • Buscar colaboradores que usen muchos medios.
  • Optimizar las páginas web y una con tinte oficial, no de lo que se oye o se pesca.
  • Que quienes realicen actividades avisen y que usen los canales electrónicos.
  • Tenemos que clarificar nuestras estructuras, que busque que todo sea programado.
  • El uso de los medios electrónicos.
  • Que los responsables, sean responsables para informar.

VICARÍA VII

Sobre la comunicación de la Arquidiócesis:

  • Se nota desinterés del sacerdote, algunos avisos llegan fuera de tiempo, cuando ya pasaron los eventos.
  • No hay coordinación entre las vicarías, de su trabajo pastoral.
  • No se coordinan las comisiones arquidiocesanas.
  • A nivel vicaría, inasistencia de sacerdotes a las reuniones.
  • Los decanos no ejercen satisfactoriamente su función.
  • Los consejos pastorales de laicos no transmiten la información.
  • No se da la información por escrito, se pierde.
  • A nivel decanato, no se invita o faltan los laicos las reuniones vicariales.
  • Los decanos no visitan las parroquias.
  • Se tolera la apatía de los sacerdotes de parte de los decanos y del obispo.
  • A nivel parroquia, los consejos parroquiales no transmiten la información
  • Hay restricción de avisos, a conveniencia de los sacerdotes.
  • Los laicos están desinformados, porque la única vía de conocimiento o información es por parte del sacerdote.
  • Hay personas que participan en más de un grupo, su actividad es demasiada y a veces tienen que faltar a algunas reuniones.
  • No se da importancia a los planes diocesanos y vicariales.
  • Los sacerdotes extranjeros son apáticos al trabajo de la diócesis.
  • No se supervisa el trabajo y no se evalúa.

Los medios que se proponen para estas fallas:

  • Pasar la información por medio de copias o vía electrónica y recibirla, porque a veces ni siquiera la bajamos o no la revisamos.
  • Crear un nuevo canal de comunicación en la vicaría, que no sea personal.
  • Que exista un vocero laico en cada parroquia, que vaya por la información a la vicaría y la haga llegar a los decanatos y a las parroquias.
  • Tener agenda de correo electrónico.
  • El decano supervise la acción de las parroquias.
  • Se le dé espacio a los laicos en reuniones decanales.
  • Supervisar el trabajo de los consejos parroquiales y también del decanato.

VICARIA I

En cuanto a la primera pregunta:

  • Falta corresponsabilidad en las estructuras.
  • Necesitamos mayor eficacia en los medios electrónicos o escritos, en cuanto a la información.
  • Mayor compromiso del decano para transmitir las comunicaciones.

En cuantoa la segunda:

  • Actualizar la página web de la vicaría, para dar un mayor servicio.
  • Mayor compromiso de parte del decano, en cuanto a sus párrocos y que éstos últimos deleguen la información hacia su consejo de pastoral.

VICARÍA III

Fallas de comunicación pastoral en general:

  • No existe una comunicación que fluya de manera efectiva y organizada en todos los niveles, por la poca importancia que se le da a ciertas actividades o subsidios que existen, esto implica no sólo a los sacerdotes, sino también a los laicos que no se comprometen a transmitir o llevar a cabo la promoción.
  • Mejorar la organización y la estructura, porque si no existe una buena estructura, que esté bien organizada, el trabajo se pierde y la comunicación no se da.
  • Otra de las fallas es precisamente porque los responsables en todos los niveles no asumen su función, para poder hacer más efectiva esa comunicación.

Los medios que se proponen para superar esas fallas:

  • Revisar y actualizar esa estructura por niveles, para lograr una mejor comunicación.
  • Aprovechar los medios de comunicación social y virtual que nos ayuden a definir bien esa comunicación.
  • Si se implementara un subsidio en cada una de nuestras comunidades, podríamos implementar esos medios de comunicación virtual, porque ni siquiera existen en la gran mayoría, así que aunque exista una página web qué actualizar, si no hay en las comunidades, esa parte se perdería.
  • Cualesquiera de esos medios de comunicación virtual o social jamás superarán las relaciones interpersonales; nunca deben sustituirse por nada, ya que finalmente si un correo no se abre, ahí se queda. Entonces, cerciorarnos a través de estas relaciones interpersonales para aprovechar mejor y hacer más efectiva la comunicación.

VICARÍA II

Buenos días. Como fallas:

  • Falta de delegación por parte de los sacerdotes hacia los laicos.
  • La manipulación e interferencia de los laicos como fuente de poder.
  • Falta de comunicación de los párrocos a su comunidad o dada tan solo a los laicos enlace.
  • Demasiada información, versus, mucho trabajo en la comunidad para los sacerdotes.
  • Falta de organización por parte del presbítero, delimitar lo necesario, urgente y prioritario.
  • Falta de compromiso e interés de parte del sacerdote en la información o en la participación en las reuniones decanales.
  • Poca generación de redes de espiritualidad y de carismas a manera de compartir y enriquecer.
  • La información se queda en el círculo sacerdotal.
  • Falta de actualización oportuna en la web de la Arquidiócesis y de la vicaría, no la actualizan con frecuencia.
  • Desconocimiento del calendario anual de las actividades a partir de los decanatos y hacia abajo.
  • Muchas actividades se empalman y se tiene el síndrome de la juntitis.

Medios que proponemos para superar las fallas mencionadas:

  • Delegar funciones y responsabilidades de sacerdotes a los laicos.
  • Integración de mayor número de laicos a los equipos de comunicación.
  • Formar y/o consolidar equipos de comunicación a nivel decanato y comunidades.
  • La impresión suficiente de calendarios anuales para hacerlos llegar a decanatos y comunidades.
  • Generar instrumentos de comunicación más concretos como volantes, trípticos o carteles; acordar la información que se va a transmitir.
  • Que los sacerdotes den los avisos a las comunidades dentro de la Misa, dado que muchas personas realmente no leen los carteles.

VICARÍA VI

  • Consideramos que parte de las fallas en la comunicación estriba en que los consejos pastorales en sus distintos niveles no asumen su ser y su quehacer como instrumentos vinculantes.
  • Otra falla es la poca importancia o indiferencia de algunos presbíteros y religiosos para bajar la información a los consejos pastorales y a las comunidades abiertas.
  • La información en la Iglesia es vertical, por lo tanto a veces no se toma en cuenta que tiene que ir bajando y entonces algunos avisos o información no llega de manera oportuna.
  • Los avisos de la vicaría al decanato llegan generalmente, pero se quedan atorados en los decanatos, no hay vías adecuadas para bajarlos.
  • También, a veces la información es poco clara.
  • Así como no tener, a nivel de vicaría, una página ni funcional ni actualizada.

Los medios que proponemos para superar las fallas mencionadas:

  • Seguir con una inducción pastoral y formación de agentes, de manera que se vaya creando una cultura de la comunicación en todos.
  • Echar a andar de manera óptima, con personas profesionales en esto, las herramientas tecnológicas con las que se cuenta actualmente, de manera que se tenga una página vicarial funcional y actualizada con diferentes servicios.
  • Evaluar con los diferentes niveles periódicamente cómo es que está funcionando la comunicación y si esta llega para que se pueda garantizar.
  • También sugerimos la formación en el servicio y eficacia de todos los agentes, incluyendo a los secretarios, para ir creando una conciencia de que somos elegidos para prestar servicios en todos los niveles.
  • También a través de la formación y de la inducción, se busquen las cuestiones técnicas que hay que pulir y las de actitudes en las personas, en los agentes.
  • Que circule a tiempo la comunicación escrita, desde la Curia hasta las comunidades.
  • La instancia de comunicación en los consejos pastorales y que en los mismos consejos pastorales se dé también el espacio suficiente para que esto pueda darse.
  • Ser conscientes de que la comunicación no es opcional, porque muchas veces los decanos, los presbíteros o los mismos laicos reciben la información y creen que es a voluntad si la dan o no, creen que es a criterio de ellos.
  • Finalmente, la comunicación se tiene que dar en la instancia que sea.

VICARÍA VIII

En cuanto a las fallas:

  • No hay una visión y mentalidad en los agentes, en cuanto a la dimensión del trabajo de la Iglesia, sólo quieren trabajar en pequeños grupos o individualizados.
  • La información puede ir pasando de un lugar a otro, pero no se sabe si llega completa.
  • Falta una retroalimentación de la información enviada.
  • La información llega a destiempo.
  • Falta de personal comprometido para dar continuidad a los planes de trabajo.

Se propone:

  • Una formación continua y específica para un mejor desempeño en sus áreas correspondientes.
  • Delegar responsabilidades a los laicos.
  • Actualizar las páginas web.
  • Una comunión y corresponsabilidad entre sacerdotes y laicos por medio de la eficacia y simplicidad.
  • Revisar comisiones existentes desde la Arquidiócesis, las vicarías y los decanatos para un mejor trabajo.
  • Invertir más en los medios de comunicación.
  • Formar o integrar un grupo base a nivel vicaría para apoyo de la comunicación y planeación.
  • Contar con un laico, de tiempo completo con sueldo, a nivel decanal.

Versión estenográfica